Sobre mis decisiones y mi vida.

Sobre mis decisiones y mi vida.

Hoy decidí tomar otra decisión importante.
Todo empezó por la idea de “trabajar”, entrar a una empresa y ser asalariada después de 20 años de ser empresaria independiente….. Cómo si lo que he hecho durante los últimos 20 años no hubiese sido “trabajo” también!

Se abrió una oportunidad de entrar a trabajar al aeropuerto! Wow, con lo que me gustan los aeropuertos.
Cómo todo proceso de ingreso, hice el curriculum, los exámenes psicométricos y los que se hacen para ser aceptado por la empresa.
De ahí, viene la prueba del Polígrafo pues el puesto requiere honestidad y etc. Pasado ese filtro, la capacitación y el examen antidoping. Todo sale perfecto y a comenzar a laborar. Qué felicidad!

Mi primer día comienza con mucho animo y terminó en llanto y dolor. Si, nos habían dicho que había que estar 10 horas de pie o caminando pero nuuuunca en mi vida pensé que fuera a ser tan pesado estar parado tanto tiempo.
Comencé a sentirme tan cansada que hasta se me bajó la presión, tenía ganas de vomitar y llorar y llorar.
Veía el reloj y aun faltaban 5 hora para terminar el turno, horas que se me hicieron eternas.
Prohibido sentarse ni tomar agua ni nada.
Estuve muchas veces a punto de desertar pero me decía a mi misma que mínimo tenia que terminar UN día, por orgullo o por compromiso o responsabilidad y lo hice.
Terminé arrastrando los pies. Manejando de camino a casa llorando, ya no se si de dolor o de impotencia o fracaso.

Los pies al agua caliente con sal y vinagre, subir las piernas para mejora la circulación de la sangre y ni aun así se esfumo el dolor hasta que me dormí esperando un mejor amanecer.
Si, me sentí refrescada y decidí continuar, pensando que había sido el típico primer día, muy duro cómo todos los compañeros me comentaron y que era cuestión de acostumbrarse.

Vamos pues! vamos por el segundo día…. y nada; a medio día otra vez comienza el dolor y el malestar y mi ser invadido por una profunda tristeza, pensando millones de cosas:
– Que estoy haciendo aqui?
– Es tanta la necesidad del ingreso para sacrificar mi salud física, mental y emocional?
– El trabajo nos debe brindar alegría y no tristeza.
– Cuánto tiempo voy a estar así? Es esto vida ?

Muchos pensamientos y emociones así mismo con sus respuestas.
Por esas respuestas que tuve, tomé la decisión de renunciar de inmediato. Ni esperar a la hora de comida ni nada. A las 3 horas del segundo dia, bye bye.

En ese momento me regresó la vida! La sonrisa a la cara (aunque aun me siguieran doliendo los pies y los tobillos).
Me sentí libre de nuevo.

Definitivamente no todos somos para todo.
Y sigo amando los aeropuertos pero como PASAJERA, lista para uno de los mil viajes más que voy a realizar.

Espero esta reflexión te sirva a tomar decisiones correctas a su tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s