virgen de guadalupe

La Virgen de Guadalupe y la historia de su celebración.

Al pie del cerro del Tepeyac, que es la punta de la sierra, de donde derivaron los topónimos Tepeaquilla y Tepeyácac, tepetl cerro y yakak punta o nariz, en lo que entonces era la línea costera del lago de Texcoco existía un pequeño pueblo de indígenas nahuas, que se desempeñaban como guardianes de la calzada del Tepeyac que daba acceso por el lago a las ciudades de Tlatelolco y México-Tenotchtitlán. En esta zona se encontraba un importante santuario para los habitantes del valle de México, dedicado al culto de una divinidad náhua que representaba la tierra y la fertilidad, Coatlicue, también conocida como Teteoínan o Tonantzin “Nuestra venerable madrecita”. El modelo teocrático del México antiguo estaba basado en la sacralización de la naturaleza; cada elemento tenía un dios: del agua, del viento, del fuego o de la tierra…en donde el ser humano se humilla ante lo imponente de las fuerzas naturales y cósmicas. En este sentido de signos, la Tonantzin tenía cualidades y propiedades duales, celestiales y terrenales; era la madre tierra que alimenta a los hombres, la gran parturienta, la deidad de vida, de luz y amor, a ella se le rendían ofrendas…era pues un símbolo importante en la sociedad mexicana antigua…y alguien aprovecharía muy bien la popularidad de Tonantzin!!!…En 1521 durante el sitio de México-Tenotchtitlán, mandó Cortés a Gonzalo de Sandoval que pusiera su real en Tepeaquilla, y fue entonces cuando se destruyó el santuario de la Tonantzin. Diez años más tarde comenzó (y no por casualidad) en este mismo lugar el culto a la Virgen de Guadalupe!!!…En ese contexto de superposición de una cultura sobre la filosofía autóctona de este lado del mar, se produce el “milagro” que la tradición ubica en el cerro del Tepeyac y del que se deriva el culto a la Virgen de Guadalupe. El portento produce el “otro milagro” de la “aceptación” de la nueva religión recién llegada!!!…Es así como esta imagen provoca la transformación vertiginosa de los naturales de estas tierras que “hacen suyo” el nuevo culto y, en torno al sitio del “milagro”, comienza la edificación de una pequeña ermita, a cargo del obispado de México, en donde se inicia la veneración de la Guadalupana!!!Image

Anuncios